Viaje comercial al Perú 19-23/02/2019

El pasado mes de febrero tuvimos la oportunidad de realizar, a través de Extenda, un viaje comercial a la ciudad de Lima donde nos reunimos con las principales instituciones vinculadas con la pesca en El Perú. En esa intensa semana mantuvimos reuniones con el Ministerio de la Producción, a través de FONDEPES, IMARPE, SANIPES y  el Programa Nacional de Innovación en Pesca y Acuicultura (PNIPA). Así mismo nos reunimos con otras entidades caso de los CITE ACUÍCOLA y del CALLAO, la Sociedad Nacional de Pesquerías y las ONG Pro Delphinus y OCEANA, finalizando con la Asociación de Pescadores Artesanales de la Caleta de Chorrillos.

Fotografía 1. Vendedora de pescado en la Caleta de Chorrilos, Lima. (Fotografía Gestimar)

Estas reuniones nos han servido para hacernos una idea bastante completa del sector pesquero del Perú, sus debilidades y fortalezas, así como sus posibilidades de desarrollo.

El sector pesquero es determinante para el desarrollo social y económico del Perú. La pesca costera y oceánica, la acuicultura, marina y de aguas continentales, presentan un alto potencial para su desarrollo; no obstante, falta definir políticas y estrategias viables para cada pesquería y/o subsector.

El Perú es uno de los países pesqueros más ricos a nivel mundial, siendo uno de los principales exportadores mundiales. Sin embargo el porcentaje de participación en el PIB resulta muy pequeño (0,35%) para un país que supuestamente tiene la pesquería más rica del planeta.

La estratégica posición geográfica y las condiciones climáticas del país, ha generado no sólo una gran cantidad de recursos disponibles, sino principalmente de calidad y variedad.

Fotografía 2. Desembarque de Lorna. Ilo, Moquegua. (Fotografía Fondepes)

La pesca artesanal presenta en El Perú una actividad de gran importancia económica y social, ya que es una fuente de empleo e ingresos que abastece de productos pesqueros el mercado para el consumo humano directo. Esta pesquería se desarrolla con base en alrededor de 100 caletas pesqueras a lo largo de los más de 3.000 kilómetros del litoral peruano.

IMARPE y otras instituciones vienen realizando programas con el objetivo de apoyar esta actividad artesanal y fomentar la constitución de microempresas pesqueras.

En cuanto a la acuicultura, destacar las tres variedades existentes en El Perú: la acuicultura marina, la acuicultura andina y la amazónica.

La acuicultura marina, implantada desde los años 60 del pasado siglo, aún se encuentra en fase de desarrollo, siendo las zonas con mayor actividad los manglares de Tumbes (langostino), y los núcleos de Sechura, Casma y Pisco (Concha de abanico). Hoy se experimenta con el cultivo de microalgas en Sausal, cerca de la ciudad de Trujillo.

Fotografía 3. Maestro redero. Piura. (Fotografía Fondepes)

La acuicultura andina es un caso singular. En 1925  pescadores deportivos norteamericanos introdujeron la trucha arco iris en los lagos naturales de la cordillera de Los Andes para el disfrute de la pesca como  actividad turística. La magnifica adaptación de esta especie  ha contribuido a su cultivo intensivo convirtiéndolo, hoy en día,  tanto  en  un producto de consumo local de las comunidades andinas como en un recurso rentable para su exportación.

Destacan en producción acuícola andina el municipio de Junín, centro piloto de la trucha en la Sierra Central y el lago Titicaca en el municipio de Puno, con un gran potencial para el desarrollo de actividades acuícolas.

La acuicultura amazónica se desarrolla fundamentalmente entre los ríos Ucayali y Marañón hasta su confluencia en el río Amazonas. Se inició en la década de 1940 con el paiche, Arapaima gigas.  La incidencia en la captura de este pez, perseguido por el alto rendimiento de su carne de primera calidad, motivó una visible disminución de la población, lo que indujo al Estado a crear zonas de reserva para su protección y estudios con fines de explotación racional y de cultivo extensivo. Hoy en día, otras especies cultivadas en zonas tropicales son peces nativos (Gamitana, Paco y Boquichico), y su producción se orienta al mercado local. Finalmente, la tilapia es cultivada en Selva Alta (San Martín) para consumo local y en la costa norte del país, para mercado interno y exportación.

Fotografía 4. Pesca del Paiche en la amazonia peruna. (Fotografía Atlas de la Amazonia Peruana)

En esta breve reseña histórica del sector pesquero y acuícola peruano nos muestra la enorme diversidad y el potencial de este sector. Creemos necesario aplicar políticas dirigidas al Desarrollo Local Participativo de todos los agentes con competencia en el ámbito pesquero y acuícola de cada territorio en concreto, esto es: organizaciones sociales de pescadores y acuicultores, la participación y colaboración entre el gobierno central, los gobiernos regionales, el sector privado, las universidades y otros agentes, para de esta forma poder alcanzar la sostenibilidad ambiental, la viabilidad y el crecimiento económico de la pesca y la acuicultura en El Perú.

Fotografía 5. Mapa de la localización de desembarque de pesca artesanal y acuicultura en El Perú. (Datos IMARPE y Plan Nacional de Desarrollo Acuícola. Elaboración Gestimar)