Loaiza pide a Medio Ambiente y a Costas que se impliquen en La Casería

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aboga por la participación de las tres administraciones y del club para solucionar el problema de los lodos que amenazan con hundir estas instalaciones en las que se invirtieron 1,6 millones

El problema del club náutico de La Casería, que se hunde literalmente en el fango por la sedimentación de los lodos, precisa de una intervención urgente en la que se impliquen todas las administraciones: el Ayuntamiento, la Consejería de Medio Ambiente y la Demarcación de Costas. Así de claro lo tiene el alcalde, José Loaiza, que ayer se reunió con la directiva de la entidad que preside Sinforiano Flores para abordar esta grave situación y tomar nota de sus demandas.

Los lodos amenazan ya la estabilidad de los pantalanes y prácticamente impiden la navegación de las embarcaciones que allí tienen su amarre salvo durante las horas de pleamar. Los afectados calculan que si al cabo de un año no se ha llevado a cabo una intervención seria el club náutico -equipamiento en el que se invirtió 1,6 millones de euros- se irá a pique sin remedio.

El Gobierno local es consciente de lo insostenible de la situación. Por ello, ayer, al reunirse con la directiva del náutico de La Casería el alcalde les comunicó que había solicitado una reunión tanto a la Delegación Provincial de Medio Ambiente como a la Demarcación de Costas «con el objetivo de buscar un remedio a corto plazo para frenar el efecto que producen los fangos sobre la zona, pero también para concretar una solución definitiva para que esto no vuelva a ocurrir». Es la idea que se plantea desde el Ayuntamiento. Primero, acometer una intervención de urgencia, inmediata, una medida provisional que garantice la estabilidad de las instalaciones y devuelva la normalidad al náutico de La Casería. Y segundo pero al mismo tiempo, empezar a trabajar en una solución definitiva que pueda llevarse a cabo con vistas al futuro.

Desde la directiva de la entidad se ha puesto sobre la mesa una solución: un abrigo, una escollera que rodee todo el perímetro de amarres y pantalanes y que evite que los lodos vayan depositándose junto al club. Pero este proyecto excede la capacidad de la Administración local y, por ello, busca el amparo y apoyo de otras administraciones: Costas y Medio Ambiente. Fuentes municipales insistieron ayer en que desde el Gobierno municipal se pretende ese acuerdo a cuatro bandas, que incluya también al club, para dar remedio al problema de los fangos.

Cabe recordar que en la puesta en marcha de este equipamiento -que hasta mayo de 2013 estuvo en obras- se emplearon partidas de los presupuestos municipales, pero también de la Junta de Andalucía e incluso subvenciones de la Mancomunidad de Municipios de la Bahía de Cádiz (a través del Plan de Acción de 2008) y fondos procedentes del controvertido Plan E que se utilizaron para reurbanizar el entorno.

Para el alcalde, al que acompañó también el delegado de Infraestructuras, Vías y Obras, Pascual Junquera, «es necesario conocer qué pueden aportar todas las partes que de una u otra forma están implicadas en la solución del problema que afecta a la balsa del puerto deportivo». «Queremos sentarnos para concretar soluciones y saber hasta dónde puede llegar cada uno para solucionar el problema del náutico de La Casería», insistió.

Loaiza, que tildó la reunión con la directiva del club náutico de «muy cordial», aseguró que la prioridad es, ante todo, alcanzar una solución para el efecto que los lodos están produciendo en los pantalanes del club y que amenazan con dejar cegada la zona de amarre de los barcos.

Fue el pasado mes de abril cuando el club dio la voz de alarma al advertir de que, literalmente, las instalaciones estaban siendo devoradas por la sedimentación de los lodos que favorece la ubicación escogida para el equipamiento. El dragado que se llevó a cabo apenas ha servido para dos años.