Las obras del futuro laboratorio marino de la UCA comenzarán el 29

El Ayuntamiento concedió ayer la licencia de obras para adecuar el interior del recinto del Castillo de San Sebastián que ha sido cedido para albergar este centro de investigaciones.

0001677859_560x560_jpg000La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento gaditano acordó ayer conceder a la Universidad de Cádiz la licencia de obras para adecuar el interior del que será el Laboratorio de Investigaciones Marinas (LABIMAR), ubicado en un equipamiento del antefoso del Castillo de San Sebastián. Así, el Campus de Excelencia Internacional del Mar (CEI.Mar), que lidera la UCA, dispondrá de este espacio único, rodeado de mar, para desarrollar parte de su actividad. Esta fortaleza para la ciencia cuenta con 335 metros cuadrados distribuidos en una sola planta y se divide en tres zonas.Cuando la alcaldesa, Teófila Martínez, y el rector, Eduardo González Mazo, rubricaron el pasado mes de junio el convenio de colaboración para la cesión de este recinto, el máximo responsable de la Universidad gaditana precisó que las obras de adecuación comenzarían antes del verano y estimó que concluirían en el plazo de tres meses. No obstante, esos planes se han visto truncados, ya que hasta el día de ayer no fue concedida la licencia de obras. Aun así, fuentes de la institución académica gaditana aseguraron ayer que durante los meses estivales se ha elaborado el proyecto de adecuación, ya culminado. Es por ello que está previsto que las obras comiencen el próximo lunes 29, y se calcula que finalizarán en el plazo de un mes y medio. El deseo del CEI.Mar y de la UCA es que esta actuación esté lista antes de que concluya el año.El proyecto del LABIMAR tiene un presupuesto de 50.000 euros y cuenta con el visto bueno de la Comisión Provincial de Patrimonio y de la Comisión Municipal de Patrimonio. El montante económico que se invertirá en el acondicionamiento y puesta en marcha de este centro procede de una convocatoria de fortalecimiento otorgada por el Ministerio de Economía y Competitividad.En el recinto no sólo se desarrollarán labores científicas y de docencia, sino también de divulgación. Está previsto organizar visitas guiadas de colegios e institutos y celebrar exposiciones permanentes y muestras temporales, cursos de verano, congresos, etc. Asimismo, el edificio servirá también como espacio de estudio y actividades de la Escuela Internacional de Doctorado en Estudios del Mar (EIDEMAR).El primer teniente de alcaldesa, José Blas Fernández, explicó ayer que la cesión -en exclusiva y de forma gratuita-a la institución académica durará lo mismo que la cesión de la fortaleza a la ciudad por parte del Gobierno central, cifrada de momento en cuatros años prorrogables. Fernández reiteró el «apoyo» municipal a las iniciativas de la UCA y destacó la «importancia» de que Cádiz cuente con un Campus de Excelencia como el CEI.Mar.Asimismo, apuntó que el Ayuntamiento acometerá la restauración de la fachada y la rehabilitación de las cubiertas del edificio que albergará el laboratorio, fijando en seis meses el plazo de ejecución de las obras. El edil también precisó que el Consistorio correrá con los gastos de mantenimiento y los derivados de los suministros de agua y electricidad.La Universidad de Cádiz celebra la cesión de esta infraestructura, la primera con la que cuenta fuera de los cuatro campus universitarios.El día de la rúbrica del convenio, el rector no sólo resaltó que numerosos investigadores de la UCA trabajan en la zona intermareal de La Caleta, sino que este espacio marítimo es «una zona es de interés mundial que congrega a científicos de otros países». Además, indicó que alumnos de Ciencias del Mar y Ambientales recogen muestras en ella, por lo que en unos meses podrán pretratarlas en el nuevo laboratorio.
J. M. S. R. / B. E. CÁDIZ |

 

Fuentes: Diario de Cádiz