Las actuaciones previstas hasta 2020 en los puertos autonómicos de Cádiz crearán casi 1.000 empleos

darsenacadiz

Se abre a la participación el Plan de Puertos, que sitúa estas instalaciones como motor de desarrollo turístico, pesquero, náutico-recreativo y comercial

La Consejería de Fomento y Vivienda prevé realizar en Cádiz un total de 61 actuaciones en los nueve puertos autonómicos de gestión directa en la provincia que supondrán la creación de unos 980 nuevos puestos de trabajo directos e indirectos asociados principalmente a las actividades pesquera, náutico-recreativa, comercial, industrial, turística y de ocio.

Los puertos beneficiados serán Bonanza (Sanlúcar de Barrameda), Chipiona, Rota, Puerto América, Gallineras (San Fernando), Sancti Petri (Chiclana), Conil, Barbate y La Atunara (La Línea de la Concepción), así se incluye en el borrador del Plan de Puertos 2014-2020, que se ha presentado a los colectivos interesados en dicha regulación, como concesionarios, cofradías y asociaciones de pescadores y clubes náuticos, además de representantes de la Universidad, ayuntamientos, usuarios y organizaciones ecologistas, entre otros.

El Plan, abierto ahora a la participación de los sectores, constituye la primera herramienta de ordenación del sistema portuario puesta en marcha en Andalucía. Actualmente las actividades que tienen como base los nueve puertos gaditanos de gestión directa de la Junta de Andalucía proporcionan empleo a 9.812 trabajadores, desglosados en 2.181 puestos de trabajo directos y 7.631 indirectos.

Con la ejecución de las 61 actuaciones previstas en el Plan, que incluyen también la creación de nuevas dársenas deportivas en la Bahía de Cádiz, la Consejería prevé incrementar un 10% esta cifra, lo que significa la creación de unos 980 empleos nuevos hasta 2020.

Respecto a la náutica de recreo, el Plan constata que existe actualmente un desfase entre la oferta y la demanda de atraques deportivos. Ello se debe a que la oferta ha ido creciendo, hasta alcanzar los 22.000 atraques deportivos totales en Andalucía, casi el doble que una década atrás, mientras que la demanda se ha contraído, debido principalmente a la crisis económica.

Para evitar esto, y por tanto la pérdida de competitividad y de empleo en el sector, la Consejería de Fomento y Vivienda circunscribe las nuevas actuaciones de creación de atraques deportivos a proyectos concretos justificados por la existencia de demanda y por una viabilidad económica y ambiental acreditada. De esta forma, el Plan contempla un programa para ajustar la oferta de atraques a la realidad de la demanda, que prioriza fundamentalmente la regularización de fondeos dispersos mediante configuración de nuevas zonas portuarias en la Bahía de Cádiz, como las nuevas dársenas deportivas de Puntales o Río San Pedro, por ejemplo, ambas ya en tramitación. También se prevé la mejora de servicios para la flota de recreo, con nuevos edificios en las zonas portuarias que se creen en el conjunto de la Bahía de Cádiz.

Turismo náutico extranjero

Un objetivo clave es llenar los puertos que actualmente tienen un grado de ocupación bajo, para lo cual la Consejería que dirige Elena Cortés busca atraer a turistas náuticos y navegantes, sobre todo extranjeros, no sólo para visitas en tránsito, sino también para largas estancias, como puerto base o para invernaje, sirviéndose para ello de las conexiones nacionales e internacionales del aeropuerto de Jerez, fundamentalmente.

Las consejerías de Fomento y Vivienda y de Turismo y Comercio han firmado un convenio para la promoción exterior de los puertos deportivos andaluces en certámenes especializados internacionales de Reino Unido, Francia y Alemania, publicaciones y plataformas digitales, entre otras iniciativas, como la creación de una nueva oferta de turismo pesquero o la colaboración con otras regiones y países para el diseño de rutas de navegación temáticas.

Sancti Petri

En cuanto al puerto de Sancti Petri, el Plan contempla una amplia serie de medidas para modernizar y revitalizar el puerto de Sancti Petri. Se prevé en principio la creación de un área técnica para la implantación de industrias relacionadas con la reparación y mantenimiento de embarcaciones, así como la determinación de campos de fondeo para dejar limpios los accesos marítimos a este nuevo varadero y al resto de los que se localizan en la Bahía de Cádiz.

También se contempla para Sancti Petri la regulación de actividades en este nuevo recinto, la creación de una explanada para invernaje, el mantenimiento del sistema de balizamiento, la realización de una cartografía de vulnerabilidad de su parque intermareal frente a la subida del nivel del mar que pueda provocar el cambio climático, la adaptación y eliminación de barreras arquitectónicas para lograr la accesibilidad universal a las instalaciones náuticas y la implantación tanto de una escuela de vela como de otros servicios náuticos.

Apoyo al sector pesquero

En cuanto a la pesca, el Plan acredita que es la actividad que crea más empleo en los puertos autonómicos, por lo que resulta imprescindible su apoyo y promoción, mejorando sus instalaciones y aumentando el valor añadido de sus productos. La Consejería acometerá para ello actuaciones como la adecuación de los muelles de los puertos de Barbate y Conil para las actividades de la flota y acopio de medios y artes de almadraba y acuicultura, así como la adaptación de pavimentos y elementos de seguridad para el suministro de combustible mediante camiones en los puertos de Bonanza y Barbate.

El Plan prevé la creación de una mesa permanente de diálogo y concertación entre la Administración portuaria andaluza y el sector pesquero. También incluye facilitar la actividad a empresas que realicen tareas de aprovisionamiento, mantenimiento y reparación de equipos y artes de pesca en Bonanza y Barbate.

La conservación y mantenimiento de las instalaciones portuarias es otro capítulo importante del Plan, que contempla la restitución de calados mediante dragados en los canales de navegación y los espacios abrigados de los puertos de Bonanza, Chipiona, Conil, Rota, Sancti Petri y La Atunara, así como levantamientos hidrográficos periódicos para prevenir aterramientos específicamente en Chipiona y Conil. También prevé el mantenimiento de barreras antiagitación flotantes, estructuras metálicas de atraque y pantalanes en Chipiona, Rota, Sancti Petri y Barbate.

La Consejería realizará actuaciones de conservación de medios de elevación y transporte en los varaderos de Chipiona, Rota, Puerto América y Barbate, así como la conservación de edificios y la renovación de equipos para mejorar la eficiencia energética en los nueve puertos autonómicos gaditanos de gestión directa.

Auge del transporte de mercancías y pasajeros

Por lo que respecta a las actividades comerciales, tanto de transporte de mercancías como de pasajeros, se trata de sectores en auge en los puertos autonómicos, con una gran potencialidad, por lo que resulta necesario apoyar su desarrollo. A este respecto, las principales medidas contempladas en el documento son el aumento de la utilización del muelle de mercancías de Barbate, la mejora del transporte público de viajeros en puntualidad, comodidad y seguridad en la Bahía de Cádiz e impulsar el transporte a zonas naturales y lugares de interés en Sancti Petri.

La regulación de cada una de estas actividades, náuticas, pesqueras, comerciales, técnicas e industriales, deberá mejorar el desenvolvimiento de todas ellas. Por ello, se prevé el establecimiento de reglamentos relacionados con las áreas técnicas, zonas de invernaje, utilización de los muelles por la flota pesquera y servicios portuarios de practicaje y remolcadores en los puertos de Chipiona, Rota, Sancti Petri y Barbate.

Apertura del puerto a la ciudad

La relación puerto-ciudad es otro de los capítulos en los que abunda el futuro Plan de Puertos, puesto que resulta primordial para el disfrute ciudadano del espacio portuario, sin que éste se considere privativo de los usuarios. A este respecto, se propone la concertación del modelo de ordenación de la zona de contacto entre el núcleo urbano y los puertos tanto en Sancti Petri, como antes se señalaba, como en Barbate, planteándose también en este último modificar su cerramiento.

Muy relacionado con este aspecto está el impulso a la movilidad sostenible. De forma específica, se contempla la potenciación del transporte público colectivo en Sancti Petri, Conil y Barbate, la ordenación integral de tráficos y aparcamientos en Chipiona, Rota Sancti Petri, Conil y Barbate, y la potenciación de la intermodalidad entre el transporte marítimo, el transporte público, la bicicleta y los recorridos peatonales en Rota. También se apuesta por la accesibilidad, obligando a todos los puertos a que, al menos, un 25% de los atraques deportivos dispongan de accesibilidad universal, incluyendo a las personas con movilidad reducida.

Escuelas de vela y desarrollo medioambiental

El Plan Director de Puertos promocionará el deporte, la educación y la cultura prevé la implantación de escuelas de vela en todos los puertos de gestión directa que actualmente no dispongan de la misma, además del apoyo a las actividades náuticas no motorizadas, la implantación de servicios náuticos de ocio y esparcimiento y dar soporte al conocimiento de los espacios naturales protegidos del litoral, entre otras medidas.

Respecto a las instalaciones marítimas menores, el Plan contempla la tramitación de títulos sobre campos de fondeo en Sanlúcar de Barrameda, entre Bajo de Guía y la Punta del Espíritu Santo, puesto que esta forma de amarre de las embarcaciones de recreo permite utilizar el dominio público de forma flexible, sostenible económicamente y compatible con el disfrute y la conservación del medio marino, ya que existen condiciones de abrigo natural.

Entre las actuaciones medioambientales hay que destacar también proyectos para la utilización de agua de mar para tareas de limpieza en los puertos de Barbate y Bonanza y en este último además la reutilización de productos de descarte de la pesca.

Como cuestiones transversales a aplicar en el conjunto de la gestión y el desarrollo portuario, destacan la igualdad de género, la participación ciudadana, la investigación y el desarrollo, la aplicación de tecnologías de información y comunicación, la racionalización del uso de recursos naturales, la mejora de la eficiencia energética, con reducción de consumos y utilización de energías renovables, la gestión integral de residuos y vertidos, la minoración del impacto visual de las obras portuarias y el análisis continuado de los efectos del cambio climático sobre el sistema portuario andaluz, con la realización de cartografías de vulnerabilidad e identificación de zonas en riesgo.